sábado, 21 de agosto de 2010

Mejillones con alegría

Mejillones con alegría
Mejillones con alegría, originalmente cargada por farandwell.


Ingredientes: 
- Un kilo de mejillones
- Laurel
- 2 cebollas
- Un diente de ajo
- Harina
- Pimentón dulce y picante
- Vino blanco
- Guindillas cayena
- Perejil
- Aceite
- Sal

Preparación: 
Se abren los mejillones (ya limpios) al vapor. Para ello, se colocan en una cazuela con un poquito de agua y una hoja de laurel. Se ponen al fuego dos minutos con la tapa puesta y en cuanto se abran, se retiran. Los sacamos a una fuente y reservamos. El caldo, lo colamos para que no tenga impurezas y también lo reservamos. 

Por otro lado, se pica una cebolla (o dos) en 'brunoise' y se sofríe en una sartén con cuatro cucharadas de aceite. Cuando empiece a tomar color, echamos también un diente de ajo cortado en daditos muy pequeños. Cuando esté dorado, amedia cucharadita de pimentón dulce, y otra media del picante, y removemos. 

Inmediatamente después, añadimos una cucharada sopera de harina y dejamos que se sofría un minuto. Cuando esté tomando color, añadimos un vasito de vino blanco y dejamos que la salsa ligue a fuego fuerte. Una vez haya cogido el punto, la ponemos en un vaso y la pasamos por la batidora. La idea es que no queden 'tropezones', sino una crema fina. 

Entonces, la volvemos a la cazuela. Es el momento de añadir el caldo colado de los mejillones y una o dos guindillas cayenas (mejor enteras, para que se puedan apartar a la hora de servir, si fuera necesario). Se deja a fuego fuerte hasta que comience a hervir y entonces, se pone a potencia más suave para que se ligue.

Cuando la salsa haya 'engordado', añadimos los mejillones. A una mitad les habremos quitado totalmente las cochas, y a la otra les habremos dejado sólo una. Añadimos perejil fresco picado y dejamos que se haga todo junto cuatro minutos.


Comentarios:
Esta es una receta de toda la vida. Me la enseñaron en casa y cuando me independicé se convirtió en uno de mis platos estrella. Además, es sencilla y bastante rápida. Vamos, que no hay excusa para no prepararla... excepto la falta de pan. Por que sí, aquí hay mucho que mojar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio