sábado, 30 de abril de 2011

Lentejas con verduras

Lentejas con verduras
Lentejas con verduras, originalmente cargada por farandwell.


Ingredientes:
- 400 gr de lentejas pardina
- Una cebolla
- Un puerro
- Medio pimiento verde
- Medio pimiento rojo
- Dos zanahorias
- Una patatas pequeñas
- Un diente de ajo
- Una cucharada de pimentón
- Aceite
- Sal
- Agua
- 4 chorizos para freir o asar




Preparación:

Hecha las lentejas en una olla a presión y cúbrelas con agua. Sé generoso para que luego no se peguen, pero ten en cuenta que estas cazuelas no gastan mucho. Añade la cebolla, a ser posible entera, el ajo, también entero, las zanahorias peladas y cortadas en dos mitades, los pimientos en trozos grandes, el puerro cortado en cuatro trozos y las patatas en dos mitades.

Ponlo al fuego y añade el aceite, la sal (es mejor que falte que no que sobre) y el pimentón. Tapa la olla y déjalo cocer entre siete y diez minutos una vez que empieza a hervir. Lo sabrás porque la olla comienza a expulsar vapor. Cuando halla pasado este tiempo, abre la olla como corresponde, según sus instrucciones: deja enfriar, que expulse todo el vapor, para que no sufras un accidente.

Comprueba que las lentejas han quedado cocidas. Si no es así, ponlas de nuevo en la olla entre dos y cinco minutos. Cuando ya estén hechas es el momento de 'pescar'. Se trata de coger todas las verduras, incluidas la cebolla y el ajo de la olla. De ahí que sea recomendable dejarlas enteras o en trozos muy grandes. Se ponen en un recipiente, no importa si con ellas van algunas lentejas y algo de caldo, y las trituramos con la batidora hasta conseguir una consistencia parecida a un puré. Reservamos.

Traspasamos las lentejas con su caldo a una cazuela normal que sepamos que no se pega. No importa si han quedado algo caldosas. Echamos el puré que hemos reservado y mezclamos con delicadeza. Ponemos al fuego y dejamos que hierva todo junto cinco minutos como máximo. Pasado este tiempo, estarían listas para ser servidas y se trataría de un plato equilibrado y ligero.

Sin embargo, podemos hacerlas un poco más fuertes. Para ello, en una sartén, echamos una chucharadita de aceite, cuando esté caliente, echamos el chorizo cortado en rodajas de cierto grosor. Dejamos que se haga por ambos lados. Otra opción es asarlo en el microondas e, incluso, el horno, aunque en estos casos conviene que los choricillos estén a la mitad o enteros. A la hora de servir, ponemos las lentejas en una vasija apropiada (bien un bol grande, o bien en los platos de los comensales) y encima de ellas colocamos el chorizo y la grasa que ha soltado al cocinarlo.

Comentarios:
Me gustan mucho las lentejas estofadas y sin chorizo, pero no es lo habitual. Más bien, es lo contrario. Con esta receta he conseguido no tener que hacer dos veces este plato: uno a mi gusto y otro al del resto. Y además, he logrado que el chorizo quede sabroso. Lo normal es que si lo echamos a cocer su consistencia sea más blanda y el sabor más suave. Pero al freírlo en el momento de servir las legumbres queda delicioso y crujiente, lo que otorga al plato una textura muy interesante. Sobre todo si se han congelado las lentejas hechas previamente, que es lo que yo suelo hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio