martes, 18 de septiembre de 2012

Pechugas morunas


Pechugas morunas, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
Melissa Laveaux – Needle In The Hay
(*) No me digáis que os podéis estar quieto con semejante cancionaza

Ingredientes:
- Pechuga de pollo o pavo en dados (sirven las brochetas que venden ya hechas, pero quitando el pincho)
- Un cuarto de pimiento rojo en dados
- Un cuarto de pimiento verde en dados
- Sazonador para pinchos (yo uso uno de Ducrós que está recomendado para brochetas de carne roja y cordero)
- Aceite
- Sal
- Arroz blanco cocido (podemos  hacerlo nosotros antes o usar los vasitos listos para el microondas)

Preparación:
Lo primero que hay que hacer es aliñar la carne. Para ello espolvoreamos los dados con el sazonador para pinchos. La cantidad variará en función de nuestros gustos. A mí me gusta con mucho sabor, así que echo bastante. Lo ideal es dejarlo macerar cuanto más tiempo mejor, pero si no hemos podido hacerlo con antelación, nos bastarán cinco o diez minutos. Si nuestro sazonador no incluye sal, debemos echarla ahora.

Una vez preparado el ingrediente principal, echamos tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva en una sartén y lo salteamos junto con el pimiento. Debemos dejar que los dados de carne se hagan por dentro a fuego medio y cuando ya lo están, damos candela y los doramos a conciencia. Esto lleva un tiempo, no hay que ser impacientes. Veremos, además, que el pollo o el pavo va adquiriendo la tonalidad de nuestro sazonador (verde, roja o amarilla).

Mientras tanto, colocamos en un plato una ración de arroz blanco. Yo lo cuezo con antelación con laurel y tomillo, pero si no tengo, uso un vasito listo para el microondas, pero antes de calentarlo le espolvoreo alguna especie que me guste. Cuando la carne está hecha, añadimos otra buena ración y servimos con perejil por encima.

Comentarios:
Con esta receta empezamos una nueva sección en el blog. Se llama fast-food y son esos platos que podemos hacer en el último momento y que no nos robarán mucho tiempo. A veces serán soluciones de urgencia, como éste de hoy, y otros requerirán algo más de trabajo, pero sin muchas complicaciones. 

De hecho, son platos que yo suelo hacer entre semana cuando no tengo nada preparado, me surge algún imprevisto, o estoy hasta el gorro de marujear. Por eso, las fotos tampoco serán 'deluxe', sino que en muchos casos estarán hechas con el móvil y mostrarán algunos pasos interesantes, el ingrediente estrella, el truco del almendruco o cualquier otro asunto curioso.

En este caso, esta pechuga moruna es un plato único que yo uso para aprovechar los restos de brochetas que quedan por la nevera o para cocinar la pechuga de pollo de una manera diferente a las habituales. También es un buen modo de dar gato por liebre, es decir pavo por pollo, a los más aprensivos en la mesa. Con tanta especia, ni se dan cuenta de que la carne es algo más sosa.

Se tarda nada en hacer y si somos un poco previsores y maceramos la carne antes, el resultado es espectacular. Por cierto, el aceite que queda de freír la carne ni se nos ocurra desperdiciarlo, echémoslo sobre el arroz blanco para hacerlo más jugoso.

4 comentarios:

  1. Mmmm cualquier cosa con especias morunas está requete-rica!!!!
    ¿Y dices que el pavo es más soso que el pollo o es al revés? a mí me encantan los dos, así que ninguna de ellas me parece sosa, pero si es pechuga me gusta más la de pavo que la de pollo!

    ResponderEliminar
  2. Dicen que el pavo es más soso que el pollo porque tiene menos grasa, pero siendo sinceros, yo no lo noto. Eso sí, si hablamos de fiambres, prefiero el pavo al jamón york sin dudarlo. De todos modos, a mí lo que me gustan son los muslos de pollo al ajillo... ñam

    ResponderEliminar
  3. Ay, una receta de mi tierra!
    Gracias por recordármela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí va, si es verdad... Por cierto, en casa tu kladdkaka triunfó de lo lindo...

      Eliminar

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio