lunes, 17 de septiembre de 2012

Al rico tiramisú en Sol Mayor

Tiramisú
Tiramisú, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Esta receta es en sí armoniosa y por eso me ha recordado esta pieza de Bach que me hace bailar las manos irremediablemente cuando suena. Una gozada, vaya

Ingredientes:
- Dos huevos
- 200 gramos de queso mascarpone
- 50 gramos de azúcar
- Bizcochos soletilla o de huevo
- Café negro frío
- Cacao en polvo sin azúcar
- Un par de onzas de chocolate negro
- Una pizca de sal
- Un chorrito de amaretto, coñac o licor de café (opcional)

Preparación:
Separamos las yemas de los huevos de las claras y montamos estas últimas a punto de nieve. Para ello, les echamos una pizca de sal y utilizamos unas varillas (si son eléctricas mejor porque no nos costará ningún esfuerzo). Reservamos.

Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Yo también lo hago con las varillas de la batidora y sé que están listas cuando han doblado su volumen y adquieren un tono anaranjado pálido. Cuando están, añadimos el queso mascarpone y batimos. Lo mejor es que sea a velocidad baja si lo hacemos con la batidora. Cuando están todo unido, echamos las claras montadas y mezclamos con una espátula y movimientos envolventes. Debemos crear una masa uniforme pero que conserve la esponjosidad propia de las claras. Reservamos.

Cogemos el recipiente donde vayamos a montar el postre. Generalmente se hace en un molde rectangular. Y ponemos el café negro frío (yo lo hago en la Nespresso, pero se puede hace en cafetera italiana e incluso con Nescafé) -junto con el alcohol, en caso de que optemos por ello- en un bol del tamaño de nuestros bizcochos. Se trata de pasar cada bizcocho por el líquido (con cuidado para que no se deshagan) y colocarlo en el molde hasta forrar todo el fondo con ellos.

Luego, echamos una capa de la mezcla de mascarpone y huevos: tratamos de que sea del mismo grosor por todas partes y que la parte superior quede plana. Espolvoreamos el cacao por encima con ayuda de un pequeño colador. Volvemos a poner otra capa de bizcochos remojados, colocamos encima el resto de la mezcla y añadimos el cacao. Para terminar, si queremos, decoramos con lascas de chocolate negro que habremos hecho cortando las onzas con un pelador.

El tiramisú debe reposar al menos cuatro horas en la nevera para poder meterle la cuchara y, en mi opinión, es mejor dejarlo de un día para otro. 

Comentarios:

Este postre es de esos que parecen complicadísimos y luego resultan todo lo contrario con ayuda de unas varillas eléctricas, eso sí. Yo no lo tenía entre mis favoritos hasta que probé uno hace un par de años en un hotelito de Chateauroux-Les-Alpes (Francia). Se llamaba Le Relais des Ecrins y lo regentaba una pareja de belgas: Pieter y Grietje Vanhoutte-Nachtergaele, aunque no sé si se siguen ocupando del negocio puesto que ha cambiado el nombre. Él era el encargado de los fogones y cocinaba de muerte. Su tiramisú me conquistó y no he vuelto a probar otro igual. Ni el mío se le acerca...

El tiramisú es un dulce típico italiano, pero no clásico. Se empezó a hacer en los años cincuenta en el Véneto y, al parecer, no llevaba queso (ni nata, como incluyen ahora algunas recetas) porque estaba ideado a modo de aperitivo de fácil digestión (aunque otra versión apunta que nació en Siena). De hecho, se daba a los clientes de los prostíbulos porque, como bien dice su nombre, levantaba el ánimo y todo lo demás, cuenta Arturo Filippini, dueño de la cadena de restaurantes Toula, que lo hizo famoso años más tarde. Por cierto, el licor que se le añadía originalmente era vino de Marsala.

La manera habitual de presentar el postre es una bandeja rectangular del que se cortan porciones, pero queda muy bonito si lo montamos en vasos, copas o moldes individuales. El modo de elaborarlo es el mismo. También podemos innovar en la presentación de la capa superior y cambiar el chocolate negro espolvoreado por alguna variedad blanca, almendras tostadas y pulverizadas, mermelada...

2 comentarios:

  1. He visto tu foto en foodgawker y me ha encantado, porque mira que es difícil fotografiar el tiramisú, jajaja

    Salu2. Paula

    ResponderEliminar
  2. Jo, gracias, Paula. No soy una gran fotógrafa, pero intento mejorar cada día, así que me hace especial ilusión el comentario porque le di mil vueltas a ala idea :)

    ResponderEliminar

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio