lunes, 1 de octubre de 2012

Almejas verdes

Almejas en salsa verde
Almejas en salsa verde, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Esta versión puede tener tropecientos años. Yo la oí en M-80 la primera vez y me dejó impactada. Me gusta mucho porque es muy elegante

Ingredientes:
- 400 gramos de almejas (cuanto más frescas mejor)
- Dos dientes de ajo
- Un vasito de vino blanco
- Un puñado de perejil picado
- Una guindilla cayena
- Una cucharada de harina (opcional)
- Un vaso de agua
- Sal
- Aceite

Preparación:
Hay que limpiar muy bien las almejas para lo que vamos a ponerlas en un bol grande con agua y sal. La proporción ideal es 21 gramos de sal por cada litro para que sea parecida a la del mar y no se mueran. El objetivo de todo esto es que se abran y suelten la arena que tengan dentro. Lo normal es tenerlas ahí de 30 minutos a una hora y luego aclararlas.

Una vez limpias, ponemos medio vaso de agua en una sartén y dejamos que hierva. Cuando a alcanzado el punto de ebullición, echamos las almejas y le ponemos una tapa de cristal. Según se vayan abriendo los moluscos los sacamos y los reservamos. El agua de la cocción lo colamos para eliminar impurezas y reservamos también.

En otra sartén ponemos un par de cucharadas de aceite y salteamos la guindilla cayena entera y los ajos, que habremos picado muy finitos. Cuando empiezan a coger color, echamos la harina (cuyo objetivo es ligar la salsa, por lo que podremos echar menos cantidad si queremos) y dejamos que se tueste un minuto o dos. Luego, echamos el vaso de vino y bajamos el fuego. Cuando empieza a ligar, echamos el caldo de la cocción de las almejas. 

Dejamos que se haga todo junto cinco minutos, hasta que la salsa coge forma. Si vemos que tenemos poco líquido, podemos añadir medio vaso de agua y dejar que vuelva a ligar. También debemos probar de sal por si hiciera falta añadirla. Espolvoreamos perejil con generosidad, añadimos las almejas y dejamos calentar un par de minutos a fuego vivo. Es conveniente servir el plato inmediatamente y con mucho pan, que la salsa está para chuparse los dedos

Comentarios:
A la segunda va la vencida con esta receta. La primera vez me cargué las almejas porque no se abrió ninguna. No sé si fue porque el agua era demasiado dulce y las maté antes de tiempo... Así que ojo con este asunto, que nos puede chafar el plan. Por lo demás, no hay mucha complicación aunque sí que hay que tener cuidado con vigilar bien los moluscos y sacarlos cuando se abran para que no se pasen.

Además de poner pan en la mesa, este plato puede completarse con arroz blanco para que éste aproveche todos los jugos y un buen vinito blanco. Tendremos una comida de lujo con la que mimarnos o mimar a quien queramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio