lunes, 26 de noviembre de 2012

Crema con eñe

Crema de champiñones y castañas
Crema de champiñones y castañas, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Llevo días tarareándola y sí, me gusta mucho, aunque aquí el invierno más que irse esté llegando

Ingredientes:
- 250 gramos de champiñones
- 150-200 gramos de castañas cocidas y peladas
- Una cebolla roja
- Dos puerro medianos
- Un ajo
- Nata o 'creme fraîche'
- Sal
- Pimienta
- Aceite
- Agua

Preparación:
Cortamos en dados la cebolla y en rodajas el puerro. Lo ponemos a pochar en una cazuela con un poco de aceite (no más de tres cucharadas). Cuando empiece a coger color echamos el ajo cortado muy finamente y al minuto los champiñones, que previamente habremos limpiado y cortado en cuartos o laminado. Dejamos que poche todo junto y reservamos.

Cocemos las castañas en agua hasta que estén tiernas, lo que nos llevará unos quince o veinte minutos. Luego las sacamos, las escurrimos y las pelamos. Además de la piel exterior, hay que quitarles con cuidado la camisa que las envuelve y cuyo sabor es bastante amargo. Las añadimos a las verduras.

Es el momento de echar el agua, la sal y la pimienta en la cazuela. La cantidad de la primera no ha de ser mucha, aproximadamente un vaso, o nos aguará el resultado. Tapamos y dejamos que se haga poco a poco durante veinte minutos. Después, lo vertemos en un bol y lo trituramos con la batidora. Probamos y rectificamos de sal.

Volvemos a poner el puré en la cazuela y le añadimos un chorro pequeño de nata o dos cucharadas de 'creme fraîche'. Ponemos al fuego hasta que hierva y lo dejamos un par de minutos. Si queremos que tenga una textura más fina, podemos pasarlo por un chino y servir con un chorrito de aceite perfumado en el plato.

Comentarios:
Hoy traigo una crema muy otoñal gracias a su ingrediente estrella, la castaña. Es un plato delicado y que alimenta, con el que podemos sorprender a cualquiera que se acerque a nuestra mesa. Es muy facilito de hacer, salvo por el hecho de pelar el fruto seco, que es lo que más trabajo da, pero lo podemos hacer con antelación.

La receta original es del cocinero Bruno Oteiza, del que no me declaro fan incondicional porque, a menudo, me parece que sus recetas son un poco pretenciosas e incluyen ingredientes algo especiales y difíciles de encontrar en un súper de barrio. Sin embargo, ésta es ideal. Hace pocos días me acordé de ella gracias a esta otra del blog El olor del café (otro que me encanta), que perfuma la crema con aceite de vainilla, aunque a mí no me acaba de convencer. Demasiado dulce.

La manera de hacerlo se puede 'tunear' con facilidad. Para empezar, en vez de cocer las castañas, podemos asarlas y seguir el resto de pasos. Para ello, las hacemos un pequeño corte que rompa la piel exterior y la carne en crudo, y las ponemos en una sartén vieja sobre el fuego. Dejamos que se hagan dándoles la vuelta de vez en cuando hasta que se queman por fuera. Envolvemos en papel y dejamos que suden unos minutos. El proceso es un poco más latoso, pero luego se pelan mejor y el sabor es algo diferente. Para los más vagos, se puede comprar ya asadas en cualquier puesto de la calle.

Otra opción es cambiar los champiñones por setas, pero ojo, tenemos que cuidar la armonía de los sabores porque algunas son demasiado sabrosas como para combinarlas con las castañas. Y también podemos 'aligerarla' un poco usando yogur natural en vez de nata o crema agria. Por cierto, que si nos queda muy espesa, además de pasarla por el chino, tambien podemos añadir un poco más de agua cuando la estamos triturando. 

Lo que no es recomendable en ningún caso es usar algún tipo de caldo para cocer las verduras. Demasiados sabores juntos se harían la competencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio