domingo, 11 de noviembre de 2012

Mármol de Nutella

Bizcocho de Nutella
Bizcocho de Nutella, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
Carly Rae Jepsen – Call Me Maybe
(*) Una canción para ponernos de buen humor. Os recomiendo ver el videoclip hasta el final

Ingredientes:
- Cinco huevos
- 100 gramos de mantequilla ablandada (no he probado a usar margarina, pero creo que esta vez no es sustituible)
- 125 gramos de Nutella (si es que podéis resitiros...)
- 125 gramos de azúcar
- 250 gramos de harina
- Un sobre de levadura
- Unas gotas de esencia de vainilla (si nos gusta)
- Una pizca de sal

Preparación:
Tomamos cuatro huevo y separamos las claras de las yemas. Estas últimas las echamos en un bol junto con el azúcar y las batimos con unas varillas eléctricas o a mano durante cinco minutos. Se trata de que blanqueen y aumenten de volumen. Inmediatamente después, añadimos el quinto huevo entero, la mantequilla ablandada (para ello, la dejamos el tiempo que sea necesario a temperatura ambiente), la levadura y la harina tamizada. Es el momento de mezclar con cuidado a mano y con la ayuda de una espátula o cuchara grande.

Una vez conseguido esto, repartimos la masa en dos recipentes. En uno de ellos, añadimos la Nutella, que previamente habremos metido al microondas no más de 30 segundos para que esté más líquida y manejable, y mezclamos de nuevo. En el otro, podemos echar unas gotas de esencia de vainilla (si nos gusta) y remover suavemente. Reservamos.

Cogemos las claras que habíamos guardado anets y las montamos a punto de nieve con ayuda de una pizca de sal. Una vez conseguido, las repartimos en dos mitades y las añadimos a las dos masas anteriores con una espátula y movimientos envolventes. Ojo con no pasarnos en los 'meneos' para que no se esfume su esponjosidad.

Engrasamos el molde que vayamos a usar para hacer el bizcocho. Os recomiendo que sea uno desmontable para facilitaros luego la labor. Si, como en mi caso, usáis uno que no lo es (como yo, que uso el recipiente de la Superchef), es apropiado poner papel de hornear después de engrasarlo porque con ello podremos sacar el bizcocho sin problemas.

Llega la hora de echar las masas. Lo haremos por capas: primero una de Nutella, luego otra 'natural' y así sucesivamente hasta que acabemos con ellas. Alisamos las superficies cada vez que vertemos una y, al final de todo el proceso, introducimos una brocheta de arriba a abajo y dibujamos eses (varias veces y en sitios diferentes). Os preguntáis por qué: pues porque esto es un bizcocho marmolado y no porque quede duro...

Metemos el molde al horno, que habremos precalentado a 180 grado y con calor por abajo) durante unos 30 minutos (en la superchef lleva más tiempo, unos 45 o un poco más). Pasad este tiempo, comprobamos que esté hecho pinchando con una brocheta limpia y lo sacamos. Lo dejamos templar en el molde y cuando no queme, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar en una rejilla. Nada de incarle el diente en caliente, que os leo el pensamiento.

Comentarios: 
¿A que no esperabais una receta en domingo? Yo tampoco. Pero después de mi ausencia por mi eterno catarro, un fin de semana de acueducto por esos mundos de ahí afuera y por la falta de organización de esta última semana es lo menos que podía hacer. 

Además, quiero aprovechar unas cuantas recetas -sobre todo de dulces- que tengo hechas, pero que todavía no había publicado. La mayoría de ellas están en el cajón porque sus fotos no acaban de enamorarme y estaba esperando el momento de repetirlas. Pero siendo tanto dulce es complicado por dos motivos: porque somos dos y tantos bizcochos no comemos, y porque muchas incluyen lactosa de manera irremediable e insustituible, algo de lo que la parte contratante de la primera parte no pude abusar, ni con lactasa mediante. 

Ciñéndome a esta esplendorosa receta, lo primero que tengo que decir es que es obra de de Su, del blog Webos Fritos, un sitio que me enseña muchas cosas cada vez que voy. ¡No dejéis de pasaros por allí porque os quedaréis boquiabiertos! Por los platos y por las fotos, que son de premio también.

Obviamente este bizcocho es una delicia, pero ojo con abusar de ella porque ligera ligera... no es. Su ingrediente principal es la Nutella, así que no hay más que decir. Eso sí, como caprichillo de vez en cuando o para alguna celebración casera especial tenéis que probarlo sí o sí. Por otro lado, si vivís en Francia, esta receta tendrá un doble carácter subversivo después de la última idea del Gobierno galo.

Su textura es muy esponjosa y si no nos pasamos con el horneado, también muy jugosa. Además, permite 'jugar' con él a la hora de llevarlo a la mesa: por ejemplo, podemos cortarlo a la mitad y rellenarlo con más Nutella (algún dietista acaba de caerse redondo), o cubrirlo con una capa por encima y rellenarlo con otro tipo de crema (pastelera, de queso crema) o, si nos gusta el riesgo culinario, de mermelada casera y poco azucarada (de frutos rojos o melocotón, por su toque ácido).

Por cierto, ojo con eso de meter el dedo (o como lo llama Itzi, el 'one for me one for you') durante la preparación para ver cómo está la masa, que os estaré vigilando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio