viernes, 23 de noviembre de 2012

Patatas cajún

Patatas cajun
Patatas cajún, originalmente cargada por farandwell.


Música para acompañar (*)
(*) No me digáis que no os gusta este hombre... Oh my God!

Ingredientes:
- Patatas nuevas, la cantidad que consideremos para los comensales que seamos, no hay normas
- 5 cucharadas de pimentón dulce 
- Una cucharada de pimentón picante
- 4 cucharadas de ajo deshidratado
- 4 cucharas de cebolla deshidratada
- Dos cucharadas de orégano
- Dos cucharadas de albahaca
- Una cucharada de tomillo
- Una cucharada de pimienta
- Media cucharada de comino
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Preparara las patatas requiere algo de mimo y dedicación. Como se hacen con piel, lo primero que hay que hacer es lavarlas muy bien para quitarles cualquier resto de tierra o desperdicios que puedan tener pegado. Si es necesario, usaremos un estropajo para dajarlas impecables. Otra cosa que podemos hacer es ponerlas unos minutos a remojo con algún tipo de desinfectante alimentario (por ejemplo, Amukina) si somos muy aprensivos.

Una vez limpias, las secamos y las cortamos en gajos sin quitarles la piel. Para ello, yo suelo partirlas a la mitad (a lo largo) y luego dividir estas en otras mitades y así sucesivamente hasta que me quedan gajos de un grosor medio y más o menos iguales. Entonces, los ponemos en una bandeja para el horno y reservamos.

Ahora tenemos que preparar el sazonador cajun. Con las cantidades de especias que indico seguramente nos sobrará, pero podemos guardarlo para próximas ocasiones. No tiene mucha complicación, simplemente vamos mezclando los ingredientes. Una vez listo, rociamos generosamente las patatas con el sazonador. No tengamos miedo de pasarnos, han de quedar muy especiadas (fijaos en la foto). Después, añadimos sal al gusto y un chorro de aceite de oliva. 

Lo volteamos varias veces y lo llevamos al horno, previamente calentado. Allí deben estar unos 25-30 minutos a unos 160 grados. Sabremos que están hechas cuando las pinchemos y notemos que están cocidas, blanditas, pero con cierto crujiente en el exterior. Son ideales para acompañar carnes a la plancha o la parrilla.

Comentarios:
He intentado buscar algo de información sobre el origen de las patatas cajún, pero no he encontrada nada fiable. Sin embargo, supongo que sí es cierto que es un plato propio de los cajunes, un pueblo localizado en el estado de Luisiana, en Estados Unidos, y que procede de los exiliados de Arcadia cuando Canadá pasó a formar parte del imperio francés durante el siglo XVIII. 

Este grupo étnico tenía su propia gastronomía, más cerca de la cocina mediterránea que de la estadounidense, cuyos ingredientes estrella eran la cebolla, el pimiento, el apio y la guindilla cayena. El maíz y el arroz eran dos cereales muy importantes en los fogones cajunes. Hoy día, si viajamos a Luisiana, podríamos comer un típico plato regional basado en estos principios: el pollo a la parrilla con patatas cajún.

Como habéis visto, la manera de elaborarlas es sencilla y no da mucho trabajo. El hecho de que se haga al horno facilita mucho la labor en la cocina ya que mientras se asan podemos preparar el acompañamiento. Eso sí, no es un plato que aguante hasta otra hora porque perdería propiedades. Como aperitivo, las patatas cajún se pueden servir con algún tipo de salsa de yogur o crema agria. Y son una alternativa algo más sana a las típicas patatas fritas.


1 comentario:

  1. Geniales para acompañar un plato de carne a la parrilla..ñam!

    ResponderEliminar

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio