viernes, 30 de noviembre de 2012

Puré de habas morisco

Puré de habas moriscos
Puré de habas al estilo morisco, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
Belle & Sebastian – Piazza, New York Catcher
(*) Algo tranquilito para este viernes pre-fin-de-laboral

Ingredientes:
- 500 gramos de habas (pueden ser congeladas)
- Cinco cucharadas de aceite de olia
- Un diente de ajo
- Una cebolla
- Medio limón en zumo
- 175 mililitros de agua
- Una cucharada de menta fresca picada
- Sal
- Pimienta
- Pimentón dulce (mejor si es de calidad)

Preparación:
Cocemos las habas. Si son frescas, las echamos en el agua cuando rompa a hervir, las tapamos y las dejamos siete minutos. Si son congeladas, seguimos las recomendaciones del fabricante. Cuando estén cocinadas, las escurrimos, refrescamos y las pelamos una por una para quitarle el pellejo. Reservamos.

En una sartén ponemos una cucharada de aceite y cuando esté caliente añadimos la cebolla cortada en brunoise. Al empezar a cambiar de color, echamos el ajo también en dados. Cuando empiece a dorarse es el momento de verter las habas. Dejamos que se haga todo junto unos cinco minutos, removiendo de vez en cuando.

Después, lo pasamos a un recipiente apto para la batidora. Añadimos zumo de limón al gusto y un tercio del agua (empezaremos por poco para no agriar la receta). Espolvoreamos con la menta fresca y trituramos. Una vez hecho una pasta, probamos y salpimentamos. Si no tiene el gusto deseado, añadimos algo más de zumo de limón. Y si está demasiado espeso, echamos agua y batimos ligeramente de nuevo. Lo ponemos de nuevo al fuego y le damos un calentón muy rápido.

Lo servimos en recipientes individuales con pimentón dulce por encima, de ahí que deba ser de calidad. Lo acompañamos de bastones de verdura (zanahoria, pepino, pimiento...) cruda o pan. Se puede tomar caliente o frío (a mí me gusta más así).

Comentarios:
Esta receta la encontré en uno de mis innumerables libros de cocina. Es de recetas de tapas. A mí me gusta bastante, sobre todo si lo acompaño de pan, y me parece una opción diferente a los típicos patés. Sin embargo, su sabor es algo peculiar. Le da muy buen toque la menta fresca, pero sabe a habas, luego si no te gustan, ni lo intentes.

Lo más trabajoso de todo el asunto es pelar las habas cocidas. Es una lata pero es absolutamente necesario porque si no, la textura que nos quedaría sería muy fea y desagradable. Lo mejor es tomárselo con paciencia o engañar a alguien más para que nos eche una mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio