lunes, 10 de diciembre de 2012

Alcachofas Arantza

Alcachofas con jamón
Alcachofas con jamón, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Un poquito de caña, de buen rollo

Ingredientes:
- Dos alcachofas por persona (no vale de lata)
- Tacos de jamón
- Un vasito de vino blanco
- Un limón
- Dos cucharadas de harina
- Agua
- Aceite
- Sal

Preparación:
Lo más laborioso de este plato es preparar las alcachofas frescas. ¿Por qué? Ahora veréis. Lo primero es poner en una olla (exprés, si es posible) agua abundante con el zumo del limón, sal y una cucharada de harina. Después vamos a limpiar las verduras una por una. Cortamos el rabo de la alcachofa y pelamos las hojas de fuera: todas las que nos parezca, sin miedo, hasta llegar a la parte más blanca y blanda. Luego, cortamos la punta: lo ideal es hacer el corte hacia la mitad del fruto. Lo siguiente es lavarla rápidamente y hurgar el centro de la alcachofa con la punta redonda de un cuchillo para limpiar la pelusa. Inmediatamente la ponemos en el agua con limón y harina y seguimos con la siguiente.

Cuando las hayamos limpiado todas (aunque estén en agua con limón es posible que se hayan oxidado un poco, no hay que preocuparse), cerramos la olla y la ponemos al fuego. Ahí deberá estar cociendo desde que coge presión unos cinco minutos. No debemos pasarnos con el tiempo para que no se deshagan por el burbujeo. Pasado el tiempo, las sacamos, las escurrimos con cuidado y las reservamos.

Ahora vamos a hacer una velouté con tropezones. Para ello, sofreímos en una cazuela plana el jamón con un poquito de aceite. A los dos minutos añadimos una cucharada de harina (sin pasarnos) y la doramos. En ese instante, añadimos el vino blanco, dejamos que evapore el alcohol, y echamos clado de verdura al gusto. Con un vaso podría ser suficiente. Dejamos que rompa a hervir y añadimos las alcachofas que teníamos reservadas. Tapamos y dejamos que se haga todo junto unos diez minutos (o más, según veamos cómo liga la salsa). Y ya está

Comentarios:
Esta es la primera vez que hago alcachofas frescas. Siempre me había parecido algo difícil. Sin embargo, una compañera de trabajo me dio su receta y el empujón definitivo. No, no es tan complicado como yo pensaba y el sabor no tiene nada que ver con las de lata. Lo principal es ir a una frutería de confianza y comprar una buena materia prima.

Cuando hagamos este plato hay que tener cuidado al cocinarlas en olla exprés para que no se deshagan. Las primeras veces no nos será fácil, pero es ir cogiéndole el truquillo a nuestra herramienta. De la misma manera que podremos limpiarlas a ciegas cuando lo hayamos hecho un par de veces antes. 

Por cierto, que yo he hecho una velouté para que tuvieran algo de salsa, pero se puede servir salteadas con el jamón y no necesariamente enteras. De hecho, es muy habitual cortarlas en cuartos para poder cocinarlas bien. Así que ¡ánimo, que ya no hay excusas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio