viernes, 8 de febrero de 2013

Tarta rojiblanca

Tarta de chocolate blanco y frambuesas
Tarta de chocolate blanco y frambuesas, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Dos delicias deliciosas. Acomódense y abróchense los cinturones. Despegaremos en breves minutos

Ingredientes:
- Masa brisa 
- Una tableta de chocolate blanco de cobertura (el de Nestlé Postres sale de vicio)
- 150 gramos de nata para montar
- 250 gramos de frambuesas 

Preparación:
Ponemos la masa brisa en un molde y la pinchamos. Le ponemos peso encima y lo llevamos al horno caliente. Lo tendremos a 200 grados durante doce minutos o bien, hasta que esté cocida y dorada. En mi caso, uso la superchef, así que la tuve entre 30-40 minutos y aún así, no cogió mucho color, pero estaba cocinada.

Mientras tanto, ponemos una lámina de gelatina neutra a remojo y troceamos el chocolate blanco en un bol. Por otro lado, vertemos la nata en un cazo y lo llevamos al fuego, que estará al máximo. Cuando empiece a hervir la retiramos y le echamos la gelatina escurrida. Removemos bien con ayuda de una varilla hasta que se funda. 

En este momento, lo vertemos sobre el chocolate. Dejamos que repose cinco minutos y después, mezclamos con la ayuda de las varillas a mano y con suavidad. Deben deshacerse todos los trozos de la tableta, por lo que nos llevará un tiempo. No debemos ser impacientes. 

Cuando la masa esté en su punto, la sacamos del horno y echamos la mezcla sobre ella con cuidado. Lo ideal es que ya hay templado algo. Después, cubrimos con las frambuesas. Dejamos que repose en el frigorífico y tapada durante al menos una hora, pero está mejor de un día para otro. Servimos raciones generosas porque nos pedirán repetir.

Comentarios:

Esta receta me la encontré en el envoltorio de una de las tabletas de chocolate blanco Nestlé Postres. Me gusta mucho este producto tanto para usarlo como cobertura como para comerlo tal cual. Por ello, os lo recomiendo cien por cien. Yo lo descubrí hace poco y desde entonces... no falta en el armario. Y eso que la marca no me paga por hacerle publicidad (sí, debería hacerme valer, jajajaja)

La tarta se hace en un pispás, sobre todo, si tienes un horno decente que te dore la masa brisa. Y queda muy bonita. Es ideal para lucirse delante de invitados, ante los amigos o llevarla al trabajo y ganarse los favores de los compañeros. Además, podemos darle ya un toque brutal si abusamos de las frambuesas. Me explico. Yo he repartido un cuarto por encima, pero podría haber cubierto toda la superficie hasta hacer un poco de montaña si hubiera comprado más. También podría haberlas mezclado con arándanos y grosellas. De catálogo, oiga. O de La Suiza, para los de Bilbao, que además, les pega mucho esta tarta rojiblanca.

2 comentarios:

  1. Maaaadre mía, tengo todos los ingredientes en casa y mañana es sábado... ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmm. Busca compañía o te la zamparás sola en dos minutos. Yo no podía dejar de meter el dedo mientras la hacía. Ay, oma, qué rica

      Eliminar

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio