miércoles, 13 de marzo de 2013

Albóndigas a la antigua

Albóndigas en salsa de mostaza
Albóndigas en salsa de mostaza, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Acabé un poco saturada del anterior disco, pero este avance del nuevo me ha encantado a los veinte segundos

Ingredientes:
- 450 gramos de carne picada de ternera (a mí me gusta muy magra)
- Un huevo
- Un ajo
- Miga de pan mojada en leche
- Una cebolla
- Una manzana
- Un vasito de vino blanco o de cerveza
- Una cucharada de harina
- 3 cucharadas rasas de mostaza a la antigua
- Agua
- Sal
- Pimienta
- Perejil

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es adobar la carne para que pueda reposar un poco (con un cuarto de hora nos valdrá). Ponemos la carne picada en un bol y le añadimos el huevo sin batir, un puñado de perejil picado, un ajo aplastado, la miga de pan mojada en leche y escurrida, y la sal. Lo mezclamos todo con ayuda de nuestras manos. Tendremos que hacer una masa homogénea y fácil de modelar.

Dejamos que repose y después formamos las albóndigas. ¿Cómo? También con nuestras manos. Las moldeamos como si fueran plastilina y luego las pasamos por harina, les quitamos el exceso de ésta y las freímos. Usamos una sartén con aceite abundante y muy caliente, que tendremos a fuego fuerte. Se trata de sellarlas: es decir, dorarlas por fuera y crudas por dentro. Las ponemos en la cazuela donde vayamos a cocinarlas después y las reservamos.

Vamos ahora a por la salsa. Para ello, picamos la cebolla muy finita y la pochamos con tres cucharadas de aceite. Cuando esté empezándose a dorar añadimos la manzana pelada y en dados muy pequeños. Dejamos que se enternezca y añadimos la cucharada de harina. La cocinamos un par de minutos y añadimos las tres cucharadas rasas de mostaza a la antigua y el vasito de vino blanco o cerveza. Dejamos que ligue la salsa y rectificamos de sal y pimienta. Añadimos agua a discreción y dejamos cocinar diez minutos.

Pasado este tiempo la echamos en la cazula de las albóndigas y dejamos que se haga todo junto a fuego suave durante diez minutos. Probamos, rectificamos de sal y ya está listo para servir. Dicen que están mejor al día siguiente, pero en mi casa no lo hemos probado: se acaban antes.

Comentarios:
Siempre hago las albóndigas de la misma manera, con salsa española. Pero esta vez me dejé guiar por Dolita, de Las recetas de mis amigas, y me alegro. La receta en sí no es nada difícil y el resultado, en cambio, es muy grato. Incluso para aquellos que no son muy fan de la mostaza porque su sabor en esta salsa es muy delicada. Al menos en las cantidades en las que yo la eché.

Lo que no varié de mi forma de hacer este plato es el adobo de la carne. Sale tan suaves, tiernas y sabrosas que si funciona, para qué voy a cambiarlo. El truco, en parte, está en la miga de pan mojada en leche, que le aporta mucha suavidad a la masa. Además, es el modo que siempre se usó en la casa donde me crié y eso también mola. ¿A quién no le gustan las albóndigas caseras de la abuela?

1 comentario:

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio