lunes, 1 de abril de 2013

Arroz a dieta de la alcachofa

Arroz con alcachofas
Arroz con alcachofas, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Cuánto pude yo cantar esto aquel verano... Y todavía me gusta

Ingredientes:
- Unos 200 gramos de arroz
- Un litro de caldo de pollo aproximadamente
- Un vasito de vino blanco
- Una cebolla 
- Un pimiento italiano
- Una zanahoria
- Un puñado de guisantes (valen los congelados)
- Un ajo
- Tres alcachofas frescas grandes (si son pequeñas, alguna más)
- Una lata de pimientos morrones
- Sal
- Aceite

Preparación:
Para hacer este plato lo ideal es preparar los ingredientes de antemano. Medimos el arroz y el caldo. Si solo tenemos un litro y necesitásemos más líquido, podríamos usar agua. Limpiamos bien todos los vegetales. Troceamos en dados pequeños la cebolla, el pimiento, la zanahoria (pelada) y el ajo. 

Cortamos en cuartos las alcachofas a las que, previamente, habremos quitado el tallo y las hojas duras, y habremos rociado con unas gotas de limón. Echamos en una sartén un par de cucharadas de aceite y la ponemos al fuego. Ponemos las alcachofas y dejamos que se hagan a fuego medio tapadas durante varios minutos. Es conveniente echarles un poquito de sal y darles vueltas de vez en cuando hasta que se doren, pero no se quemen. 

Mientras tanto, ponemos una cazuela baja (tipo paella) en otro fuego y echamos un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, echamos la cebolla y la zanahoria. Dejamos pochar un par de minutos y añadimos el pimiento. Cuando todo empiece a dorar, añadimos el ajo y dejamos un minuto como mucho. Pasado este tiempo, ponemos el arroz y lo rehogamos minuto y medio. Es el momento de verter el vasito de vino blanco sobre las verduras, echamos un poquito de sal (no mucha si el caldo va a ser salado) y dejamos que evapore el alcohol.

Cuando esto pase, añadimos parte del caldo. El truco de este arroz es añadir el líquido poco a poco hasta que el arroz esté cocido y probándolo varias veces por si hace falta corregir de sal. Lo normal es que con 800 o 1000 mililitros nos valga, pero es conveniente tener a mano algo más por si acaso. El tiempo aproximado de cocción desde que añadimos el caldo hasta que se hace suele ser de unos veinte minutos. 

Cuando llevamos la mitad, unos diez minutos, es el momento de añadir las alcachofas que hemos sofrito y los guisantes. Dejamos que se haga todo junto y cuando esté y antes de servir, colocamos tiras de pimiento morrón por encima. Dejamos reposar cinco minutos y servimos en la misma cazuela. También podemos acompañarlo de algunas rodajas de limón por si alguien quiere echarle un chorrito de zumo en el plato, aunque no le hace falta nada más.

Comentarios:
No soy una gran cocinera de arroces. No tengo mano. Pero con la práctica consigo que cada vez me quede mejor. Al principio solo lo hacía de una manera, a lo pobre, con chorizo, pimiento morrón y pimentón, que era como lo cocinaban en mi casa. Pero luego fue 'innovando' gracias a ese enriquecedor momento de la vida que es compartir piso. 

El remate final vino de la mano de Lola, una compañera de piso y amiga que tuve hace ya unos cuantos años. Ella era murciana y le gustaba mucho cocinar cosas sanas pero nutritivas. Los arroces le salían de rechupete y le ponía verduras frescas, como brócoli y zanahoria, por ejemplo. Me encantaba. Cuando cada una tomó su camino, yo puse en práctica todo lo que había aprendido de sus arroces y así llegó esta receta que hoy os presento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio