miércoles, 31 de julio de 2013

Albóndigas para la edad del pavo

Albóndigas de pavo con salsa de triguerosAlbóndigas de pavo con salsa de trigueros, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
bigott – Cannibal Dinner
(*) A disfrutar...

Bueno, pues aquí está, una receta que no esperaba ver en este blog pero... nunca digas nunca. Yo no soy mucho de carne de pavo. A mí me parece un poco sosa, pero mira tú por donde, así, escondidita, es otra cosa. Si estáis cuando la curva, esta receta os viene al pelo. Lo mismo que si le estáis dando duro al deporte y cuidando la alimentación. Animaos.
La lista del súper
- Carne de pavo picada
- Un huevo
- Miga de pan
- Media vaso de leche
- Perejil picado
- Un ajo
- Un manojo de espárragos trigueros
- Una cebolla blanca dulce
- Un vasito de vino blanco
- Un vaso de agua
- Aceite
- Sal

Con las manos en la masa
Ponemos la carne de pavo picada en un bol y le añadimos el huevo, la miga de pan remojada en leche y escurrida parcialmente, el perejil picado y un ajo chafado. Mezclamos bien con las manos hasta que quede una masa fácil de moldear. Entonces, formamos las bolitas con las manos. Si no nos importa usar harina, podemos pasarlas por ella.

Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite (cuatro cucharadas, más o menos) y cuando esté caliente freímos las albóndigas. Se trata de que queden selladas y doradas por fuera, no de que se hagan por dentro. Así que no nos llevará mucho tiempo. Reservamos.

En otra sartén ponemos una cucharada de aceite y sofreímos la cebolla picada en dados y los espárragos cortados en trozos pequeños (previamente habremos reservado las puntas para decorar al final). Cuando estén pochándose y empiecen a dorarse, añadimos el vaso de vino blanco y dejamos reducir el alcohol. Vertemos después el agua y dejamos cocer a fuego medio unos veinte minutos.

Pasado este tiempo, trituramos la salsa y la ponemos en una cazuela. Añadimos las albóndigas y lo ponemos a fuego suave durante unos diez o quince minutos para que se haga todo junto. Mientras tanto, doramos las puntas de los espárragos en la plancha. Para montar el plato ponemos una cama de salsa, las albóndigas y encima los espárragos. De rechupete.

Notas al margen
Es una receta baja en calorías. Se trata de no usar harina ni para ligar la salsa, ni grasas en exceso. Queda rica, pero si no nos preocupan los excesos, yo recomiendo ser más generosos con el aceite y utlizar un espesante para que nuestra cama quede menos 'aguada' que la que veis en mi foto. Por lo demás, delicioso.

Si os da pereza hacer las albóndigas, también se pueden usar las que venden hechas pero suelen tener un sabor algo diferente: más fuerte, dulce y con cierto regusto a grasa. Ojo con esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio