jueves, 15 de agosto de 2013

Una mousse para Cabo Norte

Mousse de salmón
Mousse de salmón, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
 Los DelTonos – Horizonte Electrico
(*) No está mal revolver un poco en la discoteca... 

Estoy que lo tiro. Y eso que cocinar midiendo grasas, hidratos y calorías es un rollo. Pero poco a poco estoy aprendiendo algunos fundamentos básicos de lo que es una dieta sana, equilibrada y 'fitness'. No os asustéis. No me va a dar ni por beber batidos de proteínas ni por tomar claras en ayunas. A mí el café y mi trocín de pan 'remojao' en aceite difícilmente me lo van a quitar (de las galletas ni hablamos, porque ma-to). Pero oye, fíjate, se pueden conseguir platos muy ricos sin que dinamiten nuestra 'operación bikini'. Como éste que os traigo. 

Es una mousse de salmón, que bien podríamos llamar hasta paté. Como aperitivo está genial y podemos untarlo en panecillos, crackers, picos... O rizar el rizo y darle al pepino ahora que hace calorcito y está en temporada. En serio. Está muy bueno. Porque si de algo me estoy dando cuenta con mi 'investigación' gastronómica es que lo que se llama 'comer limpio' no es tan dramático... Salvo que te dé el punto de cultivar músculo a tutiplén... Y no, en casa no estamos con esas. ¡Que corra el vino, el pan y el chocolate blanco, señores! 

La lista del súper:
- 125 gramos de salmón ahumado (del noruego, el rico rico, no seamos ratas)
- 250 gramos de queso crema light o queso batido 0%
- Dos cucharadas de zumo de limón
- Una cucharadita aproximada de eneldo (mejor fresco)  
- Cayena en polvo (o tabasco)
- Sal
- Pimienta

Con las manos en la masa:
Troceamos groseramente el salmón ahumado y lo ponemos en un bol apto para la batidora. Echamos el queso crema, el zumo de limón y el eneldo. Lo trituramos todo bien y cuando se haya hecho una pasta echamos sal, pimienta y cayena (o tabasco) al gusto. Lo integramos bien y probamos por si le hiciera falta rectificar.

Una vez condimentado al gusto, lo ponemos en una manga. Podemos servirlo sobre pan o sobre pepino. O bien, dejarlo en un recipiente y que cada comensal se unte lo que quiera. Es también un buen relleno para sandwich e, incluso, para los triángulos que servimos en cualquier picoteo.

Notas al pie: 
La receta original, que leí en A beautiful Mess, se hace con queso tipo Philadelphia. Es el más recomendable (da igual si es el normal o la versión más ligera) porque ayuda a que la mezcla quede más consistente y al ponerlo sobre la manga quede más decorativo. Al paladar también es más esponjosa. 

Sin embargo, si nos preocupa el tema dietético, podemos usar queso batido 0%. Eso sí, si echamos la misma cantidad, la textura será menos densa. Si no queremos que esta suceda, lo ideal es añadir este ingrediente poco a poco hasta que quede a nuestro gusto.

1 comentario:

  1. nunca habia oido esta receta.. que maravilla
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio