jueves, 9 de enero de 2014

Lasaña para el rosco

Lasaña de verduras ligera
Lssaña vegetal ligera, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Un clásico renovado

Hoy traigo una receta 'detox'. Vamos, de esas que ahora nos llaman la atención para bajar el rosco de Navidad que se nos ha formado alrededor de la cintura. Pero bueno, tampoco os asustéis, que seguro que con un poco de orden en las comidas y algo más de zapato nos lo quitamos en nada. En realidad, este plato es uno de mis básicos en la cocina, sobre todo a la hora de cenar. Admite muy bien el tupper, se puede calentar sin que cambie el sabor, y le podemos hincar el diente hasta frío. 

Y sí, también es light, lo cual nos viene muy bien después de una época de excesos. Pero yo os aconsejo probarlo aunque no estéis pensando en esto. ¿La razón? Pues que está muy sabroso (sobre todo gracias a las especias), es muy fácil de elaborar y se hace en un pispás gracias al microondas. Vamos que esto lo pueden hacer los pro y los neo de los fogones.

La lista del súper:
- Un calabacín
- Una berenjena
- Tomate natural rallado
- Lonchas de queso light o queso batido 0%
- Orégano
- Tomillo
- Sal
- Pimienta

Con las manos en la masa:
Cortamos en lonchas muy finas el calabacín y la berenjena. Lo podemos hacer a mano o con ayuda de una mandolina. Y las salpimentamos al gusto. Engrasamos un poco un molde de pyrex con ayuda de un pincel de silicona y montamos la lasaña. 

Para ello ponemos una cama de calabacín y encima extendemos el queso batido o colocamos la lonchas de queso. Ponemos otra de berenjena, extendemos el tomate rallado y espolvoreamos orégano y tomillo. Repetimos otra cama de calabacín y queso, más otra de berenjena y tomate, y así sucesivamente hasta que acabamos con una de tomate.

Ponemos en el microondas a máxima potencia durante unos diez minutos o hasta que vemos que la verdura está cocinada y el tomate ha 'engordado'. Lo sacamos con cuidado de no quemarnos y ya podemos llevarlo a la mesa.

Notas al pie: 
Como veis, este es un plato fácil y supersano. Apenas lleva grasas y es ideal como entrante para una comida, o para cenar. Lo único con lo que hay que tener 'cuidado' es con el tomate. Yo uso tomate natural rallado en crudo, y le echo algo de sal, pero también se puede usar tomate natural cortado en lonchas, tomate frito casero o comprado, o pasta de tomate para pizzas. Esto va un poco al gusto. 

Por cierto, para los veganos, podéis sustituir el queso por tofu. No queda igual, pero es una buena opción para incluir proteínas a la receta. De todos modos, seguro que los que lo sois tenéis mejores opciones de las que se me ocurren a mí... Se aceptan sugerencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio