martes, 4 de febrero de 2014

Tarta de queso indie

Tarta de requesón a rayas blancas Tarta de requesón a rayas blancas, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) No seré yo quien contradiga a Mario Suárez...

Y llegamos a la entrega final de 'Proyecto #cheesecake' con una receta que nos va a dejar muy buen sabor de boca. A mí me parece brutal: por presentación y por sabor. Aunque mi preferida siga siendo la de Julia Child. Si tuviera que llevar una al trabajo, donde hay auténticos fans de los pasteles de queso, llevaría esta. De hecho, a mi compa Luis le debo un trozo... No creo que tarde en llevárselo porque, además, es sencillísima de hacer. ¡Y lleva galletas maría (que son mis preferidas)!
La lista del súper:
- 25 galletas maría
- 100 gramos de mantequilla
- 350 gramos de requesón
- Una lata pequeña de leche condensada
- 3 huevos
- Media tableta de chocolate blanco
- Frambuesas

Con las manos en la masa:
Desmenuzamos las galletas hasta hacerlas migas y las mezclamos con la mantequilla, que habremos derretido a fuego muy muy suave. Con esta pasta forramos la base de un molde desmontable y reservamos. 

Ahora, con unas varillas eléctricas mezclamos el requesón en trozos con la leche condensada y los huevos. Vertemos esta mezcla en el molde con cuidado y lo llevamos al horno precalentado. Lo dejamos a 200 grados durante media hora, hasta que cuaje y tenga un bonito color dorado. Dejamos que enfríe antes de desmoldar. No es necesario que la separamos de la base, si vemos difícil no romperla, aunque para evitarlo, podemos forrar el molde con papel de horno antes de poner la base de galleta.

Preparamos la decoración. Colocamos las frambuesas cubriendo toda la parte superior en círculos concéntricos. Derretimos al baño maría el chocolate blanco y con ayuda de una brocha de silicona o una cuchara vertemos el chocolate por encima en hilillos haciendo un ligero enrejado.

Nata al pie:
Esta es una tarta de queso dulce y suave. Se lo proporciona la leche condensada. Y forma parte, por ello, de mi podio del 'Proyecto #cheesecake'. Es una mezcla de las tartas al horno y las frías, por eso de que lleva fruta fresca para coronarla. El toque del chocolate realza su dulzor, pero si no te gusta el blanco, le puedes poner negro, amargo o con leche. 

Otra cosa que puedes variar es la decoración. Puede que prefieras bañar las frambuesas... Se puede, pero no es nada fácil hacerlo sin destrozarlas. Ten cuidado. Además, tendrías que dejarlas secar antes de ponerlas sobre la tarta o al cogerlas dejarías la marca de tus dedos...

Tarta de requesón a rayas blancas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio