lunes, 14 de julio de 2014

Verano hecho helado

Helado de melón Helado de melón, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Buen rollito (o rollizo, como se empeña en poner mi corrector). No sé qué me gusta más: el helado, Coldplay o cocinar... Ahí le andará todo

¿Qué fruta hay más veraniega que la sandía? El melón. En mi casa era la preferida. Porque era refrescante, tenía mucho agua, pero también mucho sabor. A mí me encanta solo, con jamón, en granizado y ahora, en helado. Esta receta fue un experimento, pero quedó tan bien que ya es un básico. Eso sí, como experimento que fue, la primera vez quedó demasiado dulce, la segunda, le añadí colorante verde y parecía helado de menta, y la tercera... la tercera ha sido la vencida. Ha quedado perfecto.

Para el helado de la foto he usado un melón piel de sapo, cuya carne es algo blanquecina, de ahí su color. Pero si apostáis por otra variedad, como el galia, el amarillo o el cantaloup, éste os quedará con otro tono, quizá hasta más bonito. Lo que sí os recomiendo es que escojáis el que escojáis, que esté en su punto, maduro. Si está muy verde o poco sabroso ni lo intentéis porque lo único que obtendréis es una crema helada un poco insípida. Así que antes de poneos manos a la obra, catad la materia prima y pensad que el sabor se suaviza al convertirlo en helado.

Por cierto, esta es una entrada programada. Estoy de vacaciones y andaré un poco desconectada, pero antes de olvidarme de internet durante unos días he hecho los deberes. Serán unos días muy refrescantes y dulces. No me odiéis, disfrutad de ellas y ya volveremos a cuidarnos a la vuelta.

La lista de la compra:
- 200 gramos de melon en dados
- 200 gramos de nata (yo uso sin lactosa de Kaiku)
- 125 gramos de azúcar blanquilla
- 13 gramos de miel

Con las manos en la masa:
Trituramos los 200 gramos de melón en dados y sin pepitas junto al azúcar y la miel con la batidora y lo metemos en la nevera para que enfríe. Mientras tanto, semimontamos la nata con las varillas. Es recomendable que tanto el ingrediente como los utensilios estén bien fríos para que no se nos corte. Yo los mete diez minutos en el congelador. Sacamos el melón del frito y lo mezclamos poco a poco con la nata. Lo mejor es hacerlo con movimientos envolventes.

Ahora, ponemos la mezcla en la heladera siguiendo sus instrucciones y lo dejamos unos 30 ó 40 minutos en ella. Cuando se haya mantecado, lo sacamos y guardamos en un recipiente hermético. Es aconsejable taparlo antes con un poco de papel sulfurizado. Lo dejamos en el congelador durante al menos tres horas antes de servirlo. Queda un helado muy cremoso.

Nata al pie:
A este helado le viene muy bien añadirle un chorlito de limón o hojas de menta para perfumarlo. Para ello, lo ideal es añadírselo al melón triturado. Le da otros toques, pero si no nos gustan mucho los experimentos, así, tal cual, está deliciosamente suave... Y brutal. En casa es de nuestros preferidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio