jueves, 19 de febrero de 2015

Operación B

Bundt cake de naranjaBundt cake de naranja, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Siempre en mi playlist particular. Imprescindible, como este bizcocho

Los bundt cake siempre me han parecido unos bizcochos preciosos. Bueno, siempre no, desde que los descubrí, que si mal no recuerdo, fue gracias a Su, de Webos Fritos (de quien tomo prestada esta receta, claro está). Tienen una historia un tanto curiosa. Se llaman bundt cake porque se hornean en unos moldes bautizados como bundt. Su principal característica es que están hecho en materiales que conducen muy bien el calor y que tienen una chimenea en el centro que mejora la circulación del calor y la cocción del pastel.


Los moldes bundt están registrados por la marca Nordic Ware, que está radicada en Minneapolis,  en Estados Unidos. La firma se fundó en 1946 por el matrimonio formado por Dave y Dotty Dalquist. Su idea era acercar a Norteamérica el menaje que se usaba tradicionalmente en la cocina sueca. En 1949 fabricaron el primer molde bundt. Hoy siguen estando tan de moda como en su época dorada. O quizá es que ésta lo es.

El caso es que en los cincuenta se hicieron muy populares entre los inmigrantes centroeuropeos. Estos buscaban un molde adecuado para hornear un pastel llamado kugenholpf. Se trata de un dulce típico de adviento y Navidad, que se hace con una masa fermentada y se cocina en un recipiente con un agujero en el centro. Pese a ello, la receta que nos llega del bundt cake tiene más que ver con la de otro postre típicamente centroeuropeo, la babka, una torta cercana al brioche que proviene de Polonia y que se hace para el domingo de Pascua.

Hasta hace un par de semanas no me había decidido a hacer uno. Por desgracia, el día que fijé para la 'operación B', no encontré el molde que buscaba. En mi ciudad no venden Nordic Ware en ninguna tienda física (ahora lo sé, al igual que averigüé que no he sido la primera en preguntar por ellos...), así que compré un molde similar. Me ha hecho el apaño, como veis. El pastel quedó esponjoso, denso y jugoso. Sin embargo, no se me han quitado de la cabeza los de Nordic Ware. Conseguiré alguno por internet. Siguen siendo tan caros como me parecieron la primera vez que los vi, pero todo el mundo habla maravillas, así que me lo tomaré como una inversión. 

La lista del súper

- Seis huevos
- 150 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gramos de azúcar
- 400 gramos de harina de repostería
- Un yogur natural
- El zumo de dos naranjas normales (suelen dar unos 150-200 mililitros)
- Ralladura de la piel de una naranja
- Un sobre de levadura
- Una pizca de sal

Con las manos en la masa

Batimos la mantequilla, que estará blandita, con el azúcar y la ayuda de unas varillas eléctricas durante cinco minutos más o menos. Añadimos los huevos uno a uno dejando que se integren bien en la masa antes de echar el siguiente. Después, vertemos el zumo de naranja y la ralladura mientras mezclamos con cuidado. Por último, hacemos lo mismo con el yogur.

Por otro lado, tamizamos la harina, la levadura y la sal, y las añadimos a la masa anterior con ayuda de una espátula. Debemos integrarlas bien, pero sin marear demasiado la mezcla. Ésta debe quedar  homogénea y muy densa. Si veis que es muy líquida (porque la cantidad de huevos y zumo es variable), podéis añadir más harina pero poco a poco.

Aceitamos el molde. Yo lo hago con ayuda de un espray: consigo una capa uniforme por todas las aristas y muy fina. Echamos la masa con ayuda de un cucharón. Recomiendan hacerlo todo en el mismo lado y luego dejar que ella vaya ocupando todos los recovecos. Como es bastante espesa, podemos ayudarla con una espátula, que también no será útil para nivelar la parte superior.

La metemos al horno, que estará ya caliente, a 180 grados durante unos 15 minutos. Luego, bajamos la temperatura a 170 y dejamos otros 30. Pasado el tiempo, pinchamos con una brocheta y si sale limpia, sacamos el bundt. Lo ponemos sobre una rejilla durante 10 minutos exactos. Luego, le damos la vuelta, retiramos el molde, que saldrá solo, y lo dejamos enfriar durante una hora. Pasado el tiempo, ya podemos hincarle el diente.

Consejos útiles

Aparte del tema de añadir harina si vemos que nuestra masa es muy líquida, no sé qué mas consejos daros. Que lo intentéis porque queda espectacular. Y si, además, tenéis un Nordic Ware a mano, os quedará precioso. Por cierto, si no os gusta la naranja, podéis usar mandarina o hasta limón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio