sábado, 4 de febrero de 2012

Quesada de la mia familia

Quesada de la mia familia
Quesada de la mia familia, originalmente cargada por farandwell.

Ingredientes:
- Un huevo
- 125 gramos de azúcar
- 75 gramos de harina (de repostería)
- 35 gramos de mantequilla (en bloque)
- Ralladura de la piel de medio limón 
- Medio yogur de limón
- 250 mililitros de leche entera (en mi caso, Kaiku sin lactosa)
- Canela en polvo

Preparación:
Lo primero que debemos hacer es precalentar el horno. En el caso de que usemos, como yo, un robot que hornea tipo Superchef, hacemos lo mismo, con el recipiente vacío y limpio. En un vaso apto para el uso de la batidora ponemos el huevo, el yogur, el azúcar y la ralladura de limón. Lo recomendable es usar medio, pero si quedemos que tenga mucho sabor, podemos rallar uno entero. Eso sí, evitando la parte blanca de la cáscara para que no amargue. 

Una vez que tenemos estos ingredientes en el bol, lo mezclamos con ayuda de unas varillas. Yo uso la batidora, pero con este accesorio y a una velocidad media que me permita integrar todo, pero sin violencia. Cuando se ha formado una pasta densa, vamos añadiendo la leche poco a poco y continuamos batiendo. El resultado final es una masa muy líquida. 

Es el momento de preparar la mantequilla. Ésta debe derretirse en el recipiente donde vayamos a hacer la quesada. Por ello, si usamos un horno normal, no tenemos más que coger el molde, echar la mantequilla y dejarlo unos minutos dentro hasta que se quede en estado líquido. Si es en la superchef, la depositamos en el recipiente y esperamos a que cambie de estado.

Una vez conseguido esto, añadimos la masa que hemos conseguido con la batidora. La vertemos en el molde que tenemos en el horno y removemos ligeramente con una cuchara de madera para que se integren ambos líquidos en la medida de lo posible. Después, espolvoreamos con canela de manera generosa.

Lo introducimos de nuevo en el horno. Ponemos calor abajo y una temperatura de 180 grados y lo dejamos unos 45 minutos. Diez minutos antes de sacar la quesada, cuando lleve unos 35 minutos de cocción, ponemos calor también arriba y dejamos que se dore por encima. No nos asustemos por la consistencia o la apariencia que tenga al sacarla del horno. Es más, puede que incluso parezca hinchada por algún sitio, pero no es preocupante. Debemos dejarla reposar y enfriar para que quede como debe. Y, por supuesto, nada de probarla antes porque no nos gustará.

En el caso de la Superchef, programamos la función horno durante 45 minutos y dejamos que la quesada se haga. Tras la primera media hora, vigilamos la cocción para que no se pase (sin asustarse si se hincha por el centro), y cuando tenga el borde dorado la sacamos. Normalmente esto ocurre a los 35-40 minutos. Eso sí, no debemos desmoldarla en caliente. Tendremos que dejar que el dulce enfríe en el recipiente de la superchef antes de ponerla en la bandeja donde vayamos a degustarla. 

Comentarios:
Este es uno de los postres típicos cántabros. El plato es autóctono de los valles pasiegos y cuenta con muchos seguidores. Además, es muy conocido fuera de Cantabria gracias al turismo. Nosotros solemos comprar quesada en Vega de Pas. Lo hacemos una tiendita de ultramarinos en la plaza del pueblo y está deliciosa. Pero hay más sitios donde encontrarla. De hecho, en la Vega de Pas hay dos fábricas tradicionales de sobaos y quesadas: El Macho y Joselín. Cualquiera de las dos son dos estupendas opciones y podemos estar seguros de que nos llevamos las 'auténticas? (o los auténticos si hablamos de sobaos que, por cierto, son enormes y con fundamento). 

La receta original de este dulce es un secreto, pero hay muchas que intentan reproducirlo. Eso sí, que no nos engañen, aunque se llame quesada no lleva queso. Lo que los pasiegos usan para hacer este plato es leche cuajada a su modo, algo muy parecido al yogur o al queso fresco, pero sin llegar a serlo. La que presento aquí es la que hacemos en la familia desde hace muchos muchos años. Entonces, eso sí, usábamos el doble de los ingredientes y leche normal (con todas sus cosas). Ahora, como somos dos y uno no tolera la lactosa, he adaptado la receta con éxito y sin pérdida de consistencia. Porque como se puede intuir no es un postre ligero. Hay que tener cuidado con las raciones que se sirven y se comen porque puede caer algo pesada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio