miércoles, 27 de febrero de 2013

Estas no son unas natillas más

Natillas de soja y manzana
Natillas de soja y manzana, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Siempre un gustazo para cantar

Ingredientes:
- Una manzana reineta (si se quiere más intensidad, podemos echar la mitad de otra o incluso entera, aunque la textura variará un poco)
- Medio litro de leche vegetal, en este caso, de soja
- Una o dos cucharadas soperas de azúcar moreno
- Una cucharada de harina de maíz (o sea, Maicena)
- Medio limón
- Un palo de canela 
- Canela en polvo (opcional)
- Migas de galletas integrales (opcional)

Preparación:
Pelamos y cortamos la manzana en gajos finos. La rociamos con el zumo del medio limón y la ponemos en un cazo al fuego. Añadimos el azúcar moreno (si eres goloso, dos cucharadas mínimo) y dejamos que se haga. Tardará apenas unos minutos. Separamos medio vasito de leche y echamos el resto en la cazuela cuando la manzana esté blandita. 

Añadimos la canela en rama y dejamos que hierva todo junto al menos cinco minutos a fuego medio o suave. Cuanto más esté, más sabor cogerá, pero no debemos pasarnos con la cocción. Una vez que ya le hemos dado el 'puntito', lo retiramos del calor. Lo pasamos a un vaso, quitamos el palo y lo trituramos con la batidora. Lo volvemos de nuevo al cazo y al fuego.

Disolvemos la cucharada de maicena en el vaso de leche que hemos reservado y lo vertemos en la preparación. Dejamos que se haga a fuego medio. Debe hervir y después, espesar. Lo tendremos al menos cinco minutos para que no sepa a crudo. Ojo, si nos parece que queda líquida tendremos que recordar que son natillas y que se quedan más duras al enfriar.

Lo servimos en vasos o boles individuales y espolvoreamos por encima canela. También podemos decorar con un palo de canela y migas de galletas integrales. Incluso podemos mezclar éstas con una gota de mantequilla para darle otro toque.

Comentarios:
Los que os pasáis por aquí a menudo sabéis que en casa no podemos abusar de la lactosa. Más bien deberíamos evitarla, pero hay cosas que no se pueden sustituir: donde esté un buen queso de oveja, un trocito de feta, una bola de mozzarella... hombre por dios. Así que hay postres que he tenido que tunear a la fuerza, como el arroz con leche y las natillas. 

Aquí he de decir que la leche sin lactosa me ha salvado. Porque la de soja, como que no. Por lo menos en el primer postre. Porque gracias a Heva, de Tarjeta d Embarque, he descubierto que para lo segundo funciona muy bien. O al menos en esta receta. Ella le llama natillas veganas de manzana, pero yo creo que al usar galletas ya no son tan 'puras'.

Confieso de nuevo que según las iba haciendo (y probando) no tenía mucha fe. A mí la leche de soja me gusta(ba porque no debo tomarla habitualmente...) fría en verano, pero caliente no me convencía su sabor (y con café, menos). Sin embargo, una vez terminadas las natillas y enfriadas en el frigorífico, está muy buenas. Eso sí, si sois golosos, echar dos cucharadas de azúcar, porque con una se os quedará un poco soso (aunque el sabor de la manzana lo apreciaréis de vicio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio