martes, 14 de enero de 2014

Fitquiche de setas, atún y cherries

Fitquiché de setas, puerro, cherries, atún y queso
Fitquiche de setas, puerro, cherries, atún y queso, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Que me gusta a mí ese toque country...  Oiga

¿A quien no le gusta una deliciosa quiché? Probablemente hay pocas personas que se resistan. Yo no estoy entre ese grupo. Las tartas saladas son mi debilidad, pero no todas se pueden comer muy a menudo por su combinación de alimentos. Muchas abusan de la nata y el queso para conseguir esa jugosidad que hace que salivemos solo con verlas. Y de la necesidad de buscar algo más ligero nació esta receta.Es sabrosa, jugosa y ligera. No se le puede pedir más.

La lista del súper:
- Un paquete de masa brisa
- Un puerro
- 125 gramos de setas al gusto (preferiblemente de sabor suave)
- Una docena de tomates cherry
- Una lata grande de atún al natural
- Dos huevos (tener uno más por si fuera poco)
- 100 mililitros de leche desnatada
- Un puñado de queso rallado al gusto
- Sal
- Pimienta

Con las manos en la masa:
Vamos a hornear en vacío la masa. Para ello, la ponemos en un molde de quiche. Si lleva papel sulfurizado, lo mantenemos y moldeamos la masa igual que si no lo llevara. Si sobra masa por el borde, la manera más fácil de cortarlo es pasar un rodillo: la presión actuará como si fuera una guillotina y, sin embargo, mantendrá la forma ondulada, que queda muy vistosa. 

Una vez ajustada, la pinchamos con ayuda de un tenedor y colocamos peso encima (pueden ser unas legumbres en una malla, o las canicas cerámicas que venden para esta misión). Lo metemos al horno durante unos quince o veinte minutos a 180 grados. La pasta ha de quedar dura y los bordes tomarán ya cierto color tostado. 

Mientras se hace, preparamos el resto de ingredientes. Cortamos el puerro en medias lunas y lo sofreímos con unas gotas de aceite. Cuando empiece a cambiar de color, añadimos las setas cortadas en tiras no muy grandes, salamos un poco y dejamos que se haga todo junto. Reservamos.

Por otro lado, batimos los huevos y los mezclamos con la leche. Salpimentamos al gusto. Desmigamos el atún y lo añadimos también. Hacemos lo mismo con el queso rallado. Por último, añadimos el sofrito de verduras una vez que ya esté templado, porque si no, se nos cuajaría el huevo. Mezclamos bien.

Cuando la masa está horneada, la sacamos. Quitamos el peso y echamos el relleno que hemos preparado. Por último, decoramos con lo tomates cherry cortados en mitades y el interior hacia arriba. Lo volvemos al horno, a 180 grados, durante unos 20 ó 30 minutos más. La quiché irá cuajando poco a poco y la masa se irá tostando poco a poco. Pasado el tiempo, siempre y cuando nos guste el punto que tiene, lo sacamos y dejamos templar. Podemos servir caliente o, incluso, frío. 

Notas al pie:
Cuidar la alimentación no significa tener que pasar penurias ni vivir a base de pechugas de pollo a la plancha y lechuga. Hay mucha maneras de preparar nuestras recetas más ricas de forma más ligera. Y ésta que os presento aquí surgió, precisamente, de la búsqueda para sustituir la nata por algo menos graso al hora de hacer una tartaleta salada. En realidad es una versión light de una quiche lorraine, que está deliciosa y podría comerla casi todos los días, pero es una bomba gracias a la nata, el queso y la panceta. 

Por otro lado, este plato es ideal para tenerlo hecho antes de sentarnos a la mesa. Esto quiere decir que podemos utilizarlo en un menú de picoteo, con amigos, para llevarlo de picnic o, incluso, a la oficina. Es una opción muy sana para sustituir nuestro bocadillo o sandwich rápido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio