lunes, 25 de enero de 2016

Un bizcocho de los cincuenta

Bundt cake de calabaza especiada Bundt cake de calabaza especiada, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
I kiss a girl - William Fitzsimmons
(*) Una delicia para empezar la semana con tranquilidad y dulzura

Esta receta tenía que haberla publicado hace ya unos meses, pero se me ha atragantado. Y es una lástima porque me gustó un montón. A mí y a todos los amiguetes que pudieron disfrutarlo post-competición. En esos momentos, conquistar era más fácil, todo hay que decirlo. Pero de verdad que, hambre aparte, está muy bueno. Por cierto, fue mi primer bundt cake, un pastel que tiene mucha miga. ¿Que por qué lo digo?


El bundt cake es uno de esos dulces que llevan décadas deleitando paladares, sobre todo anglosajones, aunque haga poco que han llegado a nuestras mesas. Su principal particularidad es el aspecto: se trata de un bizcocho con un agujero en el centro y todo tipo de formas en su superficie.  Conseguir que salga perfecto no tiene mucho mérito. Todo lo más, encontrar el molde adecuado. Hay varias marcas que los fabrican, pero la mítica, por la que todo repostero suspira, es Nordic Ware.

Fue fundada en 1946 por el matrimonio que formaban Dotty y Dave Dalquist en el sótano de su casa de Minneapolis (Estados Unidos) con solo 500 dólares. Hoy, en la factoría, radicada en la misma ciudad, trabajan más de 300 personas. En un primer momento, Dotty y Dave hicieron un puñado de moldes en hierro con inspiración nórdica que bautizaron con Rossette, Krumkake, Platte y Ebelskiver. La fama les llegó cinco años después de la mano de uno nuevo, al que llamaron Bundt. Lo usaron para elaborar un bizcocho que acabó ganando en un concurso de la época y se puso de moda. Hoy 70 millones de hogares de todo el mundo tienen al menos uno.

Pero el 'bundt cake' no es solo el bizcocho que se hornea en un molde Bundt. La masa también debe cumplir ciertos requisitos. Acostumbra a ser bastante densa y la grasa principal que lleva es mantequilla (aunque en algunas recetas se puede sustituir por aceite, dependiendo del resto de ingredientes). Ello hace que tras el horneado quede jugosa. Otro de los distintivos de este tipo de bizcocho es que se suelen decorar con azúcar o cacao espolvoreado e, incluso, con un glaseado. ¿Tiene o no tiene miga?

Bueno, y después de este discurso, os dejo con la receta, que adapté del blog 'El rincón de Bea', que es toda una experta en dulces.


La lista del súper

- 520 gr. harina de repostería
- 250 gramos de azúcar moreno
- 250 gramos de mantequilla en punto pomado
- 250 gramos de yogur natural no desnatado (o de buttermilk, que sería lo suyo)
- 330 gramos de puré de calabaza (sin sal ni azúcar)
- 4 huevos grandes
- 4 cucharaditas de levadura
- 1 cucharadita bicarbonato sódico
- 1 cucharadita sal fina
- 1 cucharada jengibre molido
- 2 cucharaditas canela molida
- 1 cucharadita nuez moscada
- 1/2 cucharadita de clavo molido

Con las manos en la masa

Bundt cake de calabaza especiada

Ponemos la mantequilla en punto pomada y el azúcar en un bol y lo batimos bien hasta que forme una especie de crema. Yo uso la Kitchen Aid, pero podemos usar la batidora con las varillas sin ningún problema. Nos llevará un poco más de tiempo. Cuando está bien mezclado, añadimos uno a uno los huevos, que estarán a temperatura ambiente. Y batiremos bien entre uno y otro.

Tamizamos todos los ingredientes en polvo (harina, bicarbonato, sal, canela, nuez moscada, jengibre y clavos) y los mezclamos en otro recipiente aparte. Lo añadimos en tres veces al bol con los huevos batiendo para que todo quede bien integrado. Entre medias, añadimos el yogur y mezclamos. Para que quede más claro añadimos en el siguiente orden: mezcla de harina-yogur-mezcla de harina-yogur-mezcla de harina. Por último, toca echar el puré de calabaza, que tendremos previamente hecho (lo ideal es asar la calabaza y triturarla, pero también se puede cocer en agua, escurrirla bien y triturarla). Mezclamos a velocidad baja.

Preparamos el molde engrasándolo con aceite, mantequilla o el espray especial que se compra para ello. Echamos la mezcla. Damos un par de golpes suaves para nivelar la masa y que suelte el aire y lo llevamos al horno, que estará precalentado. Debe cocer a 180 grados durante unos 55 minutos.

Antes de sacar del horno, pinchamos para ver si está cuajado por dentro y si no, lo dejamos un rato más. Ojo, no abrir la puerta antes de que hayan pasado los 30 primeros minutos porque podría bajarse y se nos chafaría.

El desmoldado es sencillo pero hay que seguir los pasos adecuados. Sacamos el bizcocho y lo colocamos en una rejilla para que enfríe. Deben pasar al menos diez minutos antes de que intentemos sacarlo del molde. Para ello, damos la vuelta al recipiente sobre la rejilla y dejamos que caiga. Se deslizará en un pispás. Lo dejamos reposar hasta que pierda temperatura y decoramos con azúcar glas.

Consejos útiles

Bundt cake de calabaza especiada

Los moldes de Nordic Ware son fantásticos, pero hay que cuidarlos bien para que no se estropeen y nos den problemas. Por eso, es recomendable usar el espray antiadherente especial. Luego, también hay que lavarlo bien para que no queden restos de grasa. Lo mejor, Fairy o, incluso, KH7. Pero eso sí, nada de usar un estropajo que raye.

El buttermilk es difícil de conseguir en España, pero podemos sustituirlo por yogur natural no desnatado, o mejor aún, por yogur natural no desnatado al que habremos añadido un chorito de limón (o vinagre) para que se corte.

1 comentario:

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio