viernes, 7 de diciembre de 2012

Anne Burguesita

Minihamburguesas
Minihamburguesas, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) ¿Qué os parece este toque genuinamente americano en la cocina?

Ingredientes:
- Carne picada de ternera (con 400 gramos da para una docena de hamburguesas minis)
- Un huevo
- Un diente de ajo
- Un ramillete de perejil picado
- Miga de pan
- Un poquito de leche
- Doce tranchetes 
- Dos tomates
- Unas hojas de rúcula
- Cebolla deshidratada
- Aceite
- Sal 
- Doce panecillos para minihamburguesas
- Una cucharada de mayonesa (opcional)

Preparación:
La primera tarea y la más importante es adobar la carne. Para ello, la ponemos en un bol con el huevo, el diente de ajo machacado, el perejil picado y la miga de pan remojada en un poco de leche. Lo amasamos todo bien y dejamos que repose al menos media hora tapado en la nevera.

Mientras tanto, vamos preparando el resto de cosas. Los panecillos los cortamos a la mitad y les echamos una gota de aceite a la parte que haga de base. También se puede untar con un poco de mayonesa, pero es opcional. Por otra parte, laminamos los tomates lo más fino que podamos. Los tranchetes podemos recortarlos al diámetro del pan con un vaso que mida más o menos lo mismo. Los restos de queso los guardaremos para aprovecharlos en otras recetas.

Para hacer las hamburguesas cogemos pelotas de carne del tamaño de una albóndiga mediana, les damos forma redonda y luego las aplanamos con las manos lo más fino que se pueda. Podemos pasarles un tenedor por encima para darles algo de forma. Las freímos en una sartén con una gota de aceite y dejamos que se hagan y se doren. 

Después, las colocamos sobre la base de pan, ponemos el queso, la cebolla, el tomate y, por último, dos o tres hojas de rúcula. Tapamos con el resto del pan y servimos. Si no se sostuvieran bien, podemos pincharles una brocheta en el centro. Para llevarlas a la mesa podemos acompañarlas de patatas fritas, ketchup y mostaza.

Comentarios:
Me gustan mucho las hamburguesas. Sobre todo las que son más 'caserillas'. Sin embargo, hacerlas en casa a veces no es tan fácil porque no resultan sabrosas. ¿Por qué? Pues muchas veces porque compramos los filetes rusos en vez de hacerlos nosotros. La clave de una buena hamburguesa es que la carne resulte rica y para ello no hay nada mejor que adobarla, amasarla, y darle su tiempo para que absorba los sabores. 

Sin embargo, el truco de estas minihamburguesas, más allá de la carne, está también en que el pan está 'humedecido' para que no se haga una masa, y en el toque dulzón y crujiente que le da la cebolla deshidratada. Y como además ya la venden en el supermercado, no nos da ningún trabajo. Otra cosa es, si queremos redondear el negocio, caramelizar cebolla fresca (la freímos hasta que se ponga transparente y añadimos azúcar hasta que se dore todo junto). Entonces, pasamos al momento 'deluxe'.

No dejéis de probar esta tapa contundente que ayuda a levantar una cena de picoteo como dios manda. Además, quedaréis como reyes de la cocina ante los comensales con ella porque la cosas pequeñas y bien hechas llaman mucho la atención y se recuerdan mucho tiempo. Por cierto, si ya incluimos una ración de patatas fritas o chips caseras junto a ella, les harán chiribitas los ojillos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio