jueves, 10 de enero de 2013

Garbanzos divertidos

Ensalada templada de garbanzos
Garbanzos salteados con verduras, originalmente cargada por farandwell.

Música para acompañar (*)
(*) Algo tranquilo para retomar la normalidad y despedirnos de los hombres de jengibre y el espumillón

Ingredientes:
- Un bote de garbanzos cocidos 
- Un cuarto de calabacín
- Un cuarto de cebolla
- Un puñado pequeño de guisantes
- Media zanahoria
- Aceite
- Sal

Preparación:
Pelamos y cortamos la zanahoria en dado. Troceamos de igual modo el calabacín (sin pelar) y la cebolla. Descongelamos los guisantes en agua caliente. Ponemos una sartén al fuego con tres cucharadas de aceite y sofreímos la zanahoria y la cebolla, cuando ésta empiece a cambiar de color, añadimos el calabacín y los guisantes. 

Dejamos que todo se quede tierno y, después. echamos los garbanzos, preferiblemente escurridos (aunque podemos añadir dos o tres cucharadas de caldo de verduras o de agua), y un poco de sal. Dejamos que se haga todo junto unos cinco minutos y servimos cuando esté templado.


Comentarios:
He vuelto. En realidad llevo varios días cocinando y fotografiando los platos, pero no he podido subir esas recetas porque se me han juntado algunas cosillas. Entre ellas, probar mi disparador automático y mi nuevo objetivo, el Tokina 17-55. Esto me está costando un poco porque con aperturas de diafragma pequeñas no consigo la nitidez que me gusta y no sé muy bien por qué es: si es un problema del estabilizador, de que la cámara se mueve, o de la lente... 

En cuanto al plato que os traigo, qué decir. Pues que me encanta. Adoro los garbanzos, pero no en cocido, sino en recetas como éstas, con verduras, en ensalada, solos... Es una legumbre cremosa a la que le va bien casi todo. En este caso he optado por una combinación propia para las fechas post-navideñas, en las que queremos retomar nuestra forma de comer habiual y, si es posible, con menos grasas. 

De la elaboración, poco que decir, porque es fácil y rápida. Tanto que se puede hacer en no más de quince minutos. Sin embargo, nos permite llevarla en el tupper y está igual de rica que recién hecha. Además, matamos dos pájaros de un tiro con ella porque esta receta está pensada como plato único. Por cierto, yo no le he añadido especias, pero si queréis darle más sabor todavía, os aconsejo añadir comino,  pimienta, perejil... O incluso una guindilla cayena en trocitos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú... ¿ya lo probaste?

Post nuevo Post antiguo Inicio